Artículo

La próxima generación puede resolver la crisis de la mano de obra en la construcción

Un grupo entusiasta de trabajadores de la construcción con energía y dedicación puede ayudar a dar forma al futuro de la industria de la construcción.

En las próximas décadas, el sector de la construcción tiene una oportunidad monumental. La población mundial seguirá aumentando, lo que impactará en los recursos disponibles y creará la necesidad de un mayor desarrollo en las comunidades de todo el mundo. La actual escasez de mano de obra en la construcción podría afectar en forma negativa a esta iniciativa global.

No es algo inevitable a lo que la construcción debe resignarse. Hay una "mano de obra en vuelo" y no se puede llegar a este público de un día para el otro. En primer lugar, debemos comprender algunos de los datos que sustentan la próxima generación y la actual escasez de mano de obra en todo el sector.

Capítulo 1

El vuelo de la mano de obra presenta una oportunidad

La construcción se enfrenta a una escasez de mano de obra cada vez más crónica desde la "Gran Recesión" inspirada en la burbuja inmobiliaria y sus consecuencias a nivel mundial. Desde 2007 hasta hoy, un número asombroso de trabajadores ha abandonado el sector de la construcción a nivel mundial, debido al desgaste natural de la jubilación y a las interrupciones económicas periódicas. Esto ha dejado al sector de la construcción en una situación desesperada ante la escasez de más de medio millón de trabajadores. La construcción estuvo intentando ponerse al día con esas pérdidas de mano de obra durante años y cuando llegó la COVID-19, se complicó aún más el panorama laboral.

Con el rápido aumento de los casos de COVID-19 en marzo de 2020, los proyectos de construcción en todo el mundo se paralizaron durante meses, ya que los países enviaron a sus trabajadores a casa en un intento reflexivo de frenar el contagio, al tiempo que se enfrentaban a problemas en la cadena de suministro. A nivel mundial, la pérdida de empleos en todos los sectores se estimó en unos 255 millones, según la Organización Internacional del Trabajo (International Labor Organization, ILO) de la ONU.

Las economías en dificultades necesitan rejuvenecerse con grandes inversiones de capital. Este plan entra en colisión con la Gran Resignación fomentada por la COVID, cuyo efecto ha sido la reducción drástica de la disponibilidad de trabajadores necesarios para llevar a cabo estos proyectos de capital. Para algunas industrias, esto podría no tener un gran impacto fuera de la industria específica en cuestión. Sin embargo, una ralentización de la construcción tiene el potencial de detener el crecimiento de las ciudades, cerrar edificios muy concurridos e interrumpir el procesamiento de bienes sin los que no podemos vivir.

A pesar de que las condiciones del mercado son muy diferentes en todo el mundo, los datos de muchas regiones diferentes informan sistemáticamente de que la construcción, como vocación, aún no ha conseguido convencer al público en general. Mejorar la percepción que el público tiene de la construcción puede, en parte, ayudarles a ver con mayor claridad lo que siempre han sabido: que la construcción construye el mundo en el que vivimos y trabajamos cada día. Hacer frente a la escasez de mano de obra en la construcción es, curiosamente, un reto y una oportunidad. Existe un reto inmediato para reiniciar tanto la mano de obra de la construcción como la percepción de la cultura global de lo que "es" la construcción más allá de los ladrillos y el mortero. Un nuevo grupo está esperando a ser lanzado y hay trabajo que lo espera. Si se conciben los medios para obligar a esta generación a entrar en la construcción, se podría obtener una nueva perspectiva fértil para la industria, mucho más allá de estas preocupaciones laborales inmediatas.

Construction workers using mobile devices on a jobsite
Capítulo 2

Construcción limitada: hay más puestos de trabajo que personas para cubrirlos

En este momento, el sector mundial de la construcción tiene un futuro increíblemente brillante si consigue resolver su permanente problema laboral.

Se predijo que el sector de la construcción podría superar a la perenne potencia de la fabricación como catalizador del crecimiento económico mundial en la década de 2020, una circunstancia extraordinaria. Este panorama soleado se ve ensombrecido por la escasez mundial de mano de obra en la construcción. No importa dónde se encuentre, los desafíos de la mano de obra están en cada esquina y no van a desaparecer pronto en la construcción.

  • En el Reino Unido, el 53 % de los constructores de viviendas encuestados no puede encontrar los trabajadores necesarios para construir sus hogares.
  • Con una encuesta de Associated General Contractors of America se descubrió que el 73 % de los encuestados veía la escasez de trabajo como su principal preocupación en 2022.
  • El sector de ingeniería civil y construcción de Alemania reporta que un 25,5 % de las compañías se ven afectadas por la escasez de mano de obra cualificada.
  • En España se estima que tienen 700 000 trabajadores menos que los necesarios para ejecutar su lista de proyectos de construcción financiados por la UE.
  • En el Oriente Medio y África del Norte, el sector de la construcción se conforma, en gran parte, de trabajadores que migraron. Cuando llegó la COVID, muchos de ellos tuvieron que regresar a sus países de origen.
  • En Australia se está sintiendo una escasez de mano de obra cualificada en todos los sectores y los comerciantes representan alrededor del 35 % de ese déficit.
  • En Canadá se notó un aumento del 158,4 % de vacantes laborales en la industria de la construcción en los últimos dos años.
  • En Singapur, una grave escasez de mano de obra, combinada con el espectacular aumento de los costos de los materiales y la COVID, ha provocado el cierre de 1538 empresas constructoras.
  • Hace poco Malasia renovó su Memorándum de Entendimiento con Indonesia, el principal proveedor de mano de obra de Malasia, y esto es a pesar de que el 12,5 % de los jóvenes malayos está desempleado.
Construction workers using mobile devices on a jobsite
Capítulo 3

Los jóvenes desempleados de todo el mundo son la mano de obra que se espera en la construcción

La colección global de trabajadores que comprende la próxima generación es necesaria para cubrir los puestos vacíos en los oficios cualificados, pero la mayoría no considera la construcción como una opción profesional viable. El sector de la construcción tiene que dedicar recursos y energía a un programa que alinee la construcción con las aspiraciones profesionales de los más jóvenes. La escasez de mano de obra en la construcción tiene una serie de variables que contribuyen al problema general, pero una de las principales es el atractivo del sector en general.

Dedicar recursos y energía a un programa que alinee la construcción con las aspiraciones profesionales de la comunidad más joven.

Más de la mitad (56 %) de los contratistas informan un alto grado de preocupación por el nivel de cualificación de sus trabajadores, lo que supone un aumento de 6 puntos con respecto al trimestre anterior y de 20 puntos con respecto al año anterior. ¿Cómo pueden los contratistas confiar más en la próxima generación y ayudar a desarrollar sus habilidades? Fomentando el espíritu de la educación, la tecnología y la innovación y cambiando la percepción del sector en general.

Construction workers using mobile devices on a jobsite
Capítulo 4

El deseo de la generación Z de tener un trabajo con sentido los lleva directamente al lugar de trabajo

La generación Z, definida en primer lugar como los nacidos entre 1997 y 2012, tienen hoy en día entre 9 y 24 años. De los 7,7 miles de millones de personas en el mundo, 2,47 miles de millones pertenecen a la generación Z, conformando más del 30 % de la población mundial.

Es cierto que cualquier descripción categórica de la población global difumina las distinciones críticas entre orígenes y culturas. Sin embargo, cabe destacar que, en lo que respecta a la juventud global, las encuestas muestran interesantes puntos comunes en el mundo en lo que respecta a la generación Z en todas las culturas. Entre ellos se encuentran sentirse estresados todo o casi todo el tiempo (46 %) y no estar satisfechos con su impacto social (57 %). Los jóvenes de todo el mundo no son tan diferentes como sugiere su dispersión geográfica.

Los miembros de la generación Z están dispuestos a cursar una educación postsecundaria que no sea la universidad: el 61 % dijo que pensaba que una "educación basada en habilidades", como un campamento de iniciación a la codificación, una escuela de enfermería u otras opciones similares, era una opción sensata. Del mismo modo, el 45 % dijo que "tiene sentido" considerar un programa educativo de dos años o menos.

Esto es significativo y sugiere que la educación superior no sea una elección reflexiva con el grupo de la próxima generación, sino una de una gama de opciones pragmáticas vistas a través del mundo real, el retorno de la inversión personalizado. La construcción es una opción poco discutida para este grupo.

De hecho, a pesar de los datos que sugieren que la mano de obra entrante busca una "educación basada en las habilidades" y "programas de educación de 2 años o menos", la construcción todavía no ha sido capaz de captar la imaginación de esta mano de obra y contratarla. El sector de la construcción como marca está experimentando un cambio radical, un cambio cultural intencionado que lo alinea cada vez más con las preocupaciones sociales y las opciones profesionales más importantes de esta nueva generación de trabajadores.

La cultura de la construcción está inmersa en su propio proyecto global y no ha tenido reparos en decirlo.

El trabajo de la construcción, cuyo producto es visible públicamente durante generaciones, es crucial para la vida cotidiana de las personas y está en plena reinvención tecnológica impulsada por la investigación y el desarrollo, parece encajar a la perfección con un grupo interesado en hacer una contribución duradera a la sociedad y al mundo.

Todos estos identificadores pueden considerarse argumentos a favor de una carrera en el sector de la construcción. El trabajo de la construcción, cuyo producto es visible públicamente durante generaciones, es crucial para la vida cotidiana de las personas y está en plena reinvención tecnológica impulsada por la investigación y el desarrollo, parece encajar a la perfección con un grupo interesado en hacer una contribución duradera a la sociedad y al mundo.

La generación Z de todo el mundo está ansiosa por conseguir un trabajo que tenga sentido y propósito. ¿Quién defiende de forma estratégica la construcción como carrera? ¿Cómo podemos hacer que la construcción sea una industria acogedora para todos, sin importar el origen, la edad o la geografía? La auténtica aspiración de nuestra industria es acoger a todo el mundo: una inclusividad que es correcta y buena, y que de paso aprovecha el imparable poder de la colaboración para hacer el trabajo global. Hay una gran cantidad de trabajo por delante. ¿Quién mejor para lograrlo que la próxima generación de jóvenes profesionales de la construcción?